Loading...

viernes, 14 de marzo de 2014

Bill Gates: "Microsoft también habría comprado WhatsApp"

Fotografía de Bill Gates



Bill Gates ha concedido una entrevista a la revista Rolling Stone que, desde luego, no tiene ningún desperdicio, sobre todo por variada en cuanto a los temas. Además de las actividades filantrópicas del fundador de Microsoft, no ha podido faltar una mención a la compra de WhatsApp por parte de Facebook.

Cuando el entrevistador le comentó que Google estaba poniendo ojitos a WhatsApp, Bill Gates no dudó en replicar que Microsoft también la habría estado prestando mucha atención para llegar a adquirirla. Aunque quizá no por diecinueve mil millones, pese a que la compañía es muy valiosa. Aunque no es lo único de lo que ha hablado.

Desde luego, si yo fuera Microsoft, habría hecho muy bien teniendo en cuenta a este servicio y a la compañía. La base de usuarios es casi lo más importante de WhatsApp, y Facebook lo ha sabido ver y aprovechar.

También ha mencionado que la transición al móvil y a la nube de Microsoft es casi radical, que no vale simplemente ajustar y parchear todo lo que fueron construyendo en la década de los 90, de privacidad, de la NSA y las filtraciones de Snowden, de Steve Jobs, de desigualdad… No os la perdáis.

Más información | Rolling Stone
Imagen | batmoo (CC BY-SA)

-
La noticia Bill Gates: "Microsoft también habría comprado WhatsApp" fue publicada originalmente en Genbeta por Manu Mateos.




martes, 11 de marzo de 2014

La World Wide Web cumple 25 años

El 12 de marzo de 1989, el investigador británico Tim Berners Lee describió en un informe para el CERN el protocolo para la transferencia de hipertextos, lo que un año después sería la World Wide Web.

Las impronunciables tres W que preceden a la mayoría de direcciones de Internet nacieron ahora hace justo 25 años. Su inventor, un nombre ya mítico, fue Tim Berners-Lee; y, por una vez, el lugar a este lado del Atlántico, concretamente en una oficina del edificio número 31 del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), cerca de Ginebra.

Berners-Lee no inventó Internet. La red global se diseñó a mediados de los 70 y empezó a funcionar oficialmente en 1983, fruto de un proyecto de origen militar. Internet es básicamente hierro: Enjambres de ordenadores conectados entre sí, que comparten un protocolo o normas de conexión: Algo así como la lingua franca que les permite entenderse unos con otros. Y gracias a eso pueden ofrecer ciertos servicios como el correo electrónico o la transferencia de datos.

La Web, así, con mayúscula, en cambio, es intangible: La componen documentos, imágenes, sonidos repartidos por todo el mundo... Se estima que su volumen puede estar por los 1.5 zettabytes. Y aumentando, de minuto en minuto. El prefijo zetta implica un uno seguido de 21 ceros... Por encima de él solo queda definido el prefijo yotta (24 ceros). Después, habrá que inventar nuevas palabras

El propio Berners-Lee describe ambos (Internet y la Web) como millones de elementos conectados entre sí. Pero mientras que en Internet son ordenadores conectados por cables y otros medios físicos, la Web es mucho más abstracta: una telaraña de información, en la que las conexiones son los enlaces de hipervínculo. Cada vez que, en su PC, usted hace clic sobre una palabra subrayada, que le conduce a otra página, está utilizando una de esas conexiones.

La idea de la Web no fue fruto de una repentina inspiración. Berners-Lee había empezado a trabajar en el CERN en 1980. Allí trabajaban entonces unas 10.000 personas, diseminadas por muchos centros, que se comunicaban entre sí por los únicos medios disponibles: Simple correo electrónico o envío de ficheros.

Pongamos las cosas en perspectiva: En 1980 Windows todavía no existía. La mayor parte de ordenadores personales funcionaban en MS-DOS: Simples líneas de texto verde sobre fondo negro. Las pantallas con capacidad gráfica, todavía con prestaciones muy primitivas, estaban reservadas solo a algunos privilegiados. En un disquete cabía entre un cuatro y medio megabyte. Un disco duro de 10 megas (del tamaño de una ensaimada y que requería cerca de un minuto para acelerar) era casi un lujo asiático. Internet existía, pero solo como soporte de correo electrónico, transferencias de archivos y algunos servicios de pago, que ofrecían descargas de información. La conexión, para el común de los mortales, pasaba por utilizar un módem sobre la línea de teléfono analógica.

El primer trabajo de Berners-Lee en el CERN fue diseñar Enquire, una base de datos que con la que intentaba sistematizar las montañas de información inconexa que empezaban a acumularse. Enquire funcionaba a base de un sistema de tarjetas de información, que podían relacionarse unas con otras. Se implantó en el CERN , pero no era un sistema muy flexible, sobre todo porque cada introducción de nueva información resultaba complicada.

Berners-Lee dejó el CERN a finales de 1980, estuvo unos años trabajando en la industria y regresó en 1989, cuando el CERN era ya uno de los mayores nodos de Internet a este lado del Atlántico. Es entonces cuando -con la colaboración de Robert Caillau- presentó una propuesta para establecer un sistema de archivo de documentación mediante el uso de conexiones entre documentos de una forma más simple. Para añadir un enlace a Enquire, había que modificar la ficha del documento referenciado; el nuevo sistema permitía acceder a él simplemente indicando su "dirección" en la red. Era el germen de la Web.

La propuesta original -de la que ahora se cumple el cuarto de siglo- tenía solo 20 páginas, incluyendo unos pocos diagramas y ejemplos. Hacia el final se estimaba que bastarían dos personas para completar el proyecto inicial en un plazo de entre seis y 12 meses.

El director del departamento, Mike Sendall, acogió con interés la idea. Escribió en su primera página la escueta nota "Propuesta vaga pero emocionante...", le dio su apoyo y el proyecto echó a andar.

El primer servidor de la Web fue un ordenador NeXT -un extraordinario diseño de Steve Jobs, posterior a su salida de Apple. Era una máquina adelantada a su época y que quizá por eso nunca tuvo mucho éxito comercial. Estaba instalado en el propio CERN y su dirección era http://info.cern.ch.

La página principal de este sitio era un simple menú de nueve puntos, que explicaba el alcance del proyecto, la forma de utilizar los enlaces y cómo instalar nuevos servidores. No faltaba un apartado de bibliografía, referencias de software y una lista hasta veinte de colaboradores. Todo, por supuesto, en simple texto, sin ni un solo gráfico ni adorno.

Hoy, estas páginas han sido restauradas, como si se tratase de un yacimiento arqueológico, devolviéndolas a su aspecto original. Son accesibles desde la dirección original.

¿Por qué WWW? El propio Berners-Lee estuvo barajando varios nombres para su proyecto. Entre ellos, Mine Of Information (descartado porque sus siglas deletraban "moi", en francés, que se consideró un poco egocéntrico) y The Information Mine (igualmente descargado por la misma razón: "TIM" era el nombre del propio inventor...). Al final, quedó en las tres W, que, aparte de definir muy bien su alcance global e interconectado, tenían cierto atractivo desde el punto de vista gráfico.

Al principio, los pocos servidores de la web estaban instalados en centros europeos, casi siempre relacionados con el CERN. El primero en Estados Unidos fue el del Acelerador Lineal de Stanford, que entró en funcionamiento en 1991. A medida que corría la voz, su número proliferaba.. En enero de 1993 había solo 50 servidores en todo el mundo; en octubre esa cifra se había multiplicado por diez.

Primero instituciones académicas fueron los usuarios más entusiastas; luego, grandes corporaciones. Y, por fin, firmas comerciales o particulares de todo tipo. Gran parte de ese éxito se debió a la decisión del CERN de liberar software y especificaciones sin cargar royalties por ello.

Pero Berners-Lee no se limitó a establecer los principios de la web. En 1990 escribió el primer navegador con interface gráfica, que podría presentar no solo texto sino también descargar imágenes. De momento, solo en tonos de gris, que era lo único que soportaba su NeXT.

El NeXT era una máquina poco extendida y solo quienes disponían de una podían aprovechar las capacidades gráficas de la Web. El resto tenían que conformarse con simples versiones de texto, así que pronto aparecieron navegadores para otras plataformas. El propio Robert Caillau, uno de los primeros conversos e impulsores de la idea de Berners-Lee, empezó a desarrollar uno para sistemas Mac pero para entonces, el Centro Nacional de Aplicaciones para Supercomputación de Estados Unidos había volcado sus recursos en diseñar el Mosaic, que se convirtió de hecho en el standard de los navegadores. Fue el abuelo de los Netscape, Explorer, Firefox y demás...

En 1994, el propio Berners-Lee promovió la creación del World Wide Web Consortium (W3C), para mantener unos estándares comunes en el funcionamiento de la red, que por entonces todavía no se había popularizado mucho pero que ya empezaba a mostrar su potencia. En ese consorcio participaba DARPA, la agencia cuyos trabajos en redes de comunicaciones resistentes a catástrofes habían dado origen al propio Internet.

En 1999, la revista Time incluyó a Tim Berners-Lee en la lista de las cien personas más influyentes del siglo XX. Y con motivo. Pocas veces puede decirse que una revolución social como la que ha propiciado la Web haya sido obra casi exclusiva de un solo hombre. Quizás habría que remontarse hasta Gutenberg.


image/jpeg
1394554623_973239_1394561874_miniatura_normal.jpg

viernes, 28 de febrero de 2014

Cómo anclar cualquier programa, carpeta, o sitio web la pantalla de inicio de Windows 8

disco de instalación de Windows 8



La pantalla de inicio en Windows 8, esa interfaz Metro o Modern tan diferente a lo que nos tenía acostumbrados Windows, ha recibido criticas mezcladas, pero a muchos nos parece un buen añadido, y las baldosas interactivas aportan un toque especial que tiene lo suyo.

Aunque Microsoft añadió en Windows 8.1 la posibilidad de iniciar directamente al escritorio clásico, muchos no han activado esa opción y siguen usando la Start Screen por desconocimiento o porque simplemente les gusta. Aunque por defecto la pantalla de inicio solo incluye las apps Metro que vienen instaladas, y si instalas algo nuevo en algunas ocasiones te permite añadir accesos directos a ella, hay muchas opciones que quedan enterradas bajo tierra y muchos no saben que podemos añadir atajos para casi cualquier cosa a la pantalla de inicio.

Aquel menú de inicio clásico que incluían las versiones anteriores de Windows, quedó en el pasado, y es común que los usuarios más novatos se pregunten donde están todas sus aplicaciones, cosas que para algunos pueden parecer obvias para otros son un dolor de cabeza, y tal vez una de las razones por las que Windows 8 recibe tanto odio a veces. A esta nueva pantalla de inicio puedes añadir aplicaciones, páginas web, redes, carpetas, y bibliotecas; en Bitelia te enseñamos como hacerlo.

Añadir aplicaciones a la pantalla de inicio de Windows 8

Esta es la más fácil y obvia de todas. Para añadir cualquier aplicación desde la lista de programas a la pantalla de inicio de Windows, haz clic en el icono con una flecha hacia abajo que aparece en la parte inferior y la izquierda.

añadir aplicaciones a la pantalla de inicio de windows 8

Ese botón te lleva a una lista de todas las aplicaciones que se encuentran instaladas en Windows, organizadas por nombre, categoría o fecha de instalación (puedes cambiarlo haciendo clic en el menú junto al título Aplicaciones). Para añadir cualquiera a la pantalla de inicio solo debes hacer clic derecho sobre el icono o baldosa, y luego en el menú inferior que aparece seleccionar Anclar al inicio, desde ahí también puedes anclarlas a la barra de tareas. Dependiendo de la aplicación, una vez que se encuentre anclada, puedes hacer clic derecho sobre ella nuevamente y aparecerán opciones para cambiar el tamaño de la baldosa.

anclar aplicaciones a la pantalla de inicio de windows 8

Añadir aplicaciones del escritorio a la pantalla de inicio

Si lo que quieres es añadir un acceso directo que se encuentra en el escritorio a la pantalla de inicio, solo debes hacer clic derecho sobre el icono y luego en Anclar al inicio desde el menú emergente. Algunos programas no crean accesos directos en el escritorio, pero si buscas el ejecutable (.exe) en la carpeta de instalación, que usualmente esta en C:\Program Files (x86); puede repetir el mismo proceso y anclar de esta manera, cualquier programa la pantalla de inicio.

anclar al inicio

Anclar cualquier carpeta o biblioteca a la pantalla de inicio

No solo puedes anclar cualquier aplicación a la pantalla de inicio, también puedes incluir cualquier carpeta de tu elección, y si activaste nuevamente las Bibliotecas en Windows 8.1 también puedes anclaras.

Para hacerlo solo abre el Explorador de Windows y haz clic derecho sobre la carpeta o biblioteca que deseas añadir, y nuevamente clic en "Anclar al inicio" desde el menú emergente. Lo mismo puedes hacer si quieres anclar una red a la pantalla de inicio, desde el explorador también puedes seleccionar ubicaciones de red para pinear en tu Start Screen.

añadir bibliotecas a la pantalla de inicio windows 8

Anclar sitios web a la pantalla de inicio

Para añadir un acceso directo a una página web, podemos usar dos métodos con dos navegadores diferentes. La primera es la que menos recomiendo, pero es más sencilla, no la recomiendo porque implica usar Internet Explorer. De todas maneras si no te importa, puedes usar IE, abrir cualquier web y desde el menú de opciones al que se accede haciendo clic sobre la tuerca a la derecha, seleccionar la opción Agregar sitio a la vista aplicaciones. Ahora abre la pantalla de inicio y luego haz clic en la flecha inferior para buscar la baldosa de tu sitio web, desde ahí la puedes anclar a la pantalla de inicio.

añadir sitios web a la pantalla de inicio de windows 8

El otro método es usar Google Chrome, ya una vez les explicamos como crear aplicaciones web con este navegador de cualquiera de las extensiones o de páginas web. Si abres una web con Chrome y presionas el botón de menú > Herramientas > Crear accesos directos a aplicaciones..., puedes añadir el atajo al escritorio y desde ahí anclarlo luego a la pantalla de inicio.

Al finalizar seguramente tendrás un montón de baldosas un tanto feas, si quieres personalizar las live tiles de Windows 8, en Bitelia explicamos como hacerlo.















miércoles, 19 de febrero de 2014

Con la compra de WhatsApp, Facebook obtiene el “control” de gran parte de la mensajería instantánea global

  Facebook compra WhatsApp



Con la compra de WhatsApp, Facebook se hace del control de una de las aplicaciones con mayor importancia en el ecosistema móvil. Un servicio que ha logrado convertirse en parte fundamental de la forma en que la sociedad se comunica en la actualidad.

El anuncio de la compra de WhatsApp por parte de Facebook en 16 mil millones de dólares pone sobre la mesa la vital importancia que tiene la mensajería instantánea en el plano más básico y primordial del ecosistema móvil. WhatsApp destronó a BlackBerry Messenger como el de facto de comunicación por texto en internet y no contentos acabaron virtualmente con el negocio de los SMS en muchas regiones de todo el mundo.

Todos los días los 450 millones de usuarios de WhatsApp intercambian 50 mil millones de mensajes entre usuarios de WhatsApp, una cifra que, de hecho, podría ser superior a la de SMS enviados. Se han convertido en algo tan importante y al mismo tiempo tan elemental que es normal escuchar que alguien no se compraría un móvil estos días si no puede instalar "el whatsapp", la palabra en si misma se ha vuelto parte del argot popular, de la misma forma que el "SMS" o los "emails". Todos los días un millón de personas descargan y crean una cuenta en WhatsApp. Son números, engagement de usuarios y desempeños de una plataforma de comunicación que empresas de tecnología (como Google) y al mismo tiempo multinacionales de telecomunicaciones (como Telefónica o Telmex) envidian.

Crecimiento de WhatsApp comparado con otras plataformas

Crecimiento de WhatsApp comparado con otras plataformas
Visto desde ese punto de vista, la adquisición por 16 mil millones de dólares no me resulta particularmente cara. Aún más si concebimos a WhatsApp no como una startup sino como una compañía de telecomunicaciones que ha logrado competir de tu-a-tu con grandes empresas de ese tipo y ganarle en su propio juego. Hoy Facebook se hace con el control de una gran porción de la mensajería en dispositivos móviles, no solo por el número de usuarios y por el crecimiento que están experimentando, sino por la manera en que WhatsApp ha logrado adherirse a las sociedades, a tal punto que dejamos de pensar en ellos como una simple app y la concebimos como un medio de comunicación casi vital.

















Facebook compra WhatsApp por 16 mil millones de dólares

facebook



Facebook compra WhatsApp, la plataforma de mensajería instantánea más popular en el mundo, por 16 mil millones de dólares, en una transacción realmente inesperada y sorpresiva.

Facebook acaba de confirmar la compra de WhatsApp por la nada módica cifra de 16 mil millones de dólares. La transacción se llevaría a cabo por 12 mil millones de dólares en acciones de la red social y 4 mil millones de dólares en efectivo; además de incluir un desembolso adicional de 3 mil millones de dólares en acciones a empleados y fundadores de WhatsApp. Una compra completamente inesperada que no hace más que demostrar dos cosas: el poder financiero de Facebook, y su interés de lleno en catapultarse en el mercado de la telefonía móvil.

El gigante de las redes sociales adquiere al gigante de la mensajería instantáneaWhatsApp es la aplicación más fuerte y más popular en el mercado de la mensajería instantánea. A Hoy por hoy, presume de una increíble cantidad de 50.000 millones de mensajes enviados diariamente a través de la plataforma. En el caso de Facebook, también puede presumir de sus casi 1.300 millones de usuarios de la red social.

Podemos decir que se han unido dos titanes para un solo propósito: potenciar a Facebook en la industria de los móviles; con WhatsApp, la red social toma una fuerza increíble en el mundo de la mensajería instantánea. Finalmente, Jan Koum, fundador y CEO de WhatsApp, ahora contará con un puesto en el consejo directivo de Facebook.

Facebook y su futuro en los móviles

Es imposible que la noticia sobre la compra de WhatsApp por parte de Facebook no nos haga recordar casi inmediátamente la compra de Instagram... también por parte de Facebook.

El objetivo en la mira de la red social está claro, muy claro; y la presencia de Mark Zuckerberg, su máximo responsable, durnte el MWC 2014 (donde incluso dará una conferencia) claramente nos da a entender que Facebook va a por todas en el mercado de la telefonía.

WhatsApp actualiza los mensajes de voz

Las redes sociales desde 2013 están teniendo un empeño enorme en posicionarse entre los usuarios de dispositivos móviles. Twitter, sobre todo, lo ha logrado a través de los años; y aunque Facebook parece haberse quedado un poco atrás en este aspecto, sus responsables se han percatado de este error y han afilado la chequera para atacarlo.

Instagram y WhastApp son dos adquisiciones enormes, no solo por su costo (en especial los 16 mil millones de la segunda) sino por su peso en el mercado. Estamos hablando de la plataforma de mensajería más usada en todo el mundo, responsable de la "muerte" de los SMS tradicionales, y que ni Line, ni Viber ni ninguna otra ha podido destronar desde que se convirtió en líder, incluso con sus fallos.

No conocemos qué depara el futuro a la aplicación de Facebook Messenger, pero mientras esperamos a que la cámara de comercio de los Estados Unidos apruebe la compra final, estaremos muy atentos a lo que diga Zuckerberg dentro de unos pocos días en la ciudad de Barcelona.

Facebook tiene grandes planes para el sector de la telefonía móvil.


















jueves, 9 de enero de 2014

Quemar después de leer: ¿es la fórmula de Snapchat el futuro de la mensajería instantánea?

Snapchat actualizará su aplicación

La fórmula del intercambio de "mensajes efímeros" de Snapchat han tenido mucha aceptación entre los usuarios de Estados Unidos y, tomando como referencia el modelo, han surgido otros servicios similares e incluso orientados a las empresas. ¿Es este el futuro de la mensajería instantánea o un complemento a la oferta existente?
En los últimos meses se ha estado hablando mucho de Snapchat a pesar de ser un servicio que, principalmente, se utiliza en Estados Unidos. Hay que reconocer que la oferta de Snapchat está funcionando extraordinariamente bien y, por ejemplo, en un solo día se llegan a intercambiar alrededor de 400 millones de fotos a través de este servicio de mensajería que aplica fielmente eso de "quemar después de leer". Enviar un mensaje y que éste se borre a los pocos segundos se ha convertido en una fórmula que Facebook ha intentado imitar con Poke y que también tiene ya su propia versión para empresas en Confide.
Mensajes que caducan y se autodestruyen, ¿ese es el futuro de la mensajería instantánea?
Facebook no es, precisamente, la más original del mundo y antes de hacerse con Instagram intentó "clonar" el servicio añadiendo filtros a Facebook Camera; de hecho, con Snapchat le ha pasado algo similar porque lanzaron Poke y, según comentó el Wall Street Journal hace poco, intentaron comprar Snapchat por 2.300 millones de dólares y recibieron un "no" por respuesta.
¿Y qué se debe el interés de Facebook? ¿Realmente estamos tan interesados en este tipo de fórmulas de mensajería? Los datos de Snapchat, al menos en Estados Unidos, sí que están validando el modelo del servicio. Alrededor de un 9% de los usuarios de dispositivos móviles de Estados Unidos están usando Snapchat; un 9% en Estados Unidos se traduce en 26 millones de usuarios que llegan a intercambiar 400 millones de imágenes al día y han provocado un crecimiento en la base de usuarios de un 3.400% en apenas un año. Si tomamos como referencia el dato de que, en un día, se intercambian en Facebook 350 millones de fotos a nivel global, los 400 millones de imágenes que circulan al día en Snapchat parecen dejarnos claro que los mensajes efímeros son interesantes para los usuarios.
En Snapchat llegan a intercambiarse más imágenes en un día que en Facebook
Las cifras de Snapchat, sin duda, validan bien el modelo que plantea el servicio pero ¿los "mensajes efímeros" son el futuro de la mensajería instantánea o son un complemento? Particularmente, creo que este tipo de fórmulas son más un complemento que la evolución natural de este segmento; es un caso de uso muy particular: enviar algo sin que luego quede rastro.
Bordear la trazabilidad de un mensaje es un requisito extremadamente concreto que ha encajado bien en prácticas como el sexting porque minimiza el riesgo de que alguien pueda hacer copias de los contenidos o mensajes intercambiados y terminen saliendo fuera del ámbito privado. De todas formas, los adolescentes y los que practican el sexting no han sido los únicos públicos objetivo de estos servicios y, tal y como comentábamos al principio, un antiguo ejecutivo de AOL se ha lanzado también al mundo de la "mensajería efímera" con un público muy singular: las empresas.
¿Mensajería efímera en las empresas? Aunque pueda sonar raro y nos venga a la cabeza alguna escena de "Mission Impossible" con eso de "este mensaje se autodestruirá en 5 segundos", realmente tiene muchísimo sentido.
El SMS, el correo electrónico o servicios como BBM o WhatsApp, o incluso los mensajes directos de Twitter, dejan registro de todo lo que se dice; todos hemos guardado correos electrónicos profesionales "por si acaso" hubiese que usarlos para demostrar que alguien dijo o decidió algo que luego puede negar y, claro está, no son medios para hablar "off the record". Una conversación telefónica también es susceptible de grabarse o terminar en un "manos libres" sin que lo sepa el que está al otro extremo; un entorno complejo en el que también podrían tener cabida servicios similares a los de Snapchat (y, de hecho, ese es el objetivo que persigue Confide).

Los mensajes que no dejan rastro son una interesante oferta complementaria a la mensajería instantánea pero no la sustituirán.
Snapchat sigue estando muy focalizado en Estados Unidos pero ha suscitado mucho interés en empresas como Facebook (también se ha llegado a hablar de un acercamiento por parte de Google) y parece que, realmente, hay mercado en este tipo de fórmulas. No creo que este tipo de servicios vayan a barrer el segmento de la mensajería instantánea; dudo mucho que la gente abrace con tanta fuerza estos "mensajes efímeros" como para dejar de lado Line, WhatsApp o BBM.
Lo que sí que es cierto es que Snapchat o Poke, aunque nos puedan parecer minoritarios en uso, sí que han sabido encontrar una gran oportunidad de negocio al cubrir ese vacío del "anonimato aparente" (aunque sabemos que nunca es del todo real) que las comunicaciones electrónicas no eran capaces de ofrecer a los usuarios.